ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Salud

  • Los servicios de atención sanitaria a menudo se ven gravemente alterados en situaciones de conflicto. La falta de coordinación, la saturación, las cuestiones que afectan a la seguridad y las prioridades pueden contribuir a un mayor descenso en el acceso y disponibilidad de los servicios sanitarios, especialmente para mujeres y niños. No obstante, en aquellos lugares donde funcionan estos servicios, el personal sanitario puede desempeñar también un importante papel en temas de prevención.
  • Los servicios sanitarios pueden:
    • establecer el diálogo entre la comunidad para alertar sobre estos temas y aunar esfuerzos para cambiar algunas conductas, fomentando la comunicación y el intercambio de información/educación;
    • informar a las mujeres que busquen otros servicios claves, como por ejemplo servicios de salud reproductiva y de VIH;
    • asegurarse de que los hombres también reciben información acerca de la violencia contra las mujeres y sobre sus efectos perjudiciales para la salud de las mujeres, los niños, la familia y la comunidad;
    • identificar y movilizar los recursos existentes en la comunidad (grupos de mujeres, matronas tradicionales, líderes religiosos sensibles a las cuestiones de género y otros proveedores de servicios comunitarios para concienciar sobre estos temas);
    • remitir o enviar a aquellas mujeres que se hallen en riesgo a instalaciones/refugios seguros y proporcionarles otros recursos;
    • asegurarse de que se siguen los códigos de conducta y estándares éticos apropiados para tratar a las mujeres y niñas con el máximo respeto.
  • Los servicios de salud también pueden desarrollar programas de igualdad de género:
  1. Asegurándose de que mujeres, hombres, niños y niñas participen por igual en todas las etapas del proyecto y consultando a mujeres, hombres, chicas y chicos adolescentes sobre todas las etapas de la creación, puesta en marcha y supervisión del proyecto.
  2. Asegurándose de que tanto mujeres como hombres se beneficien por igual de la formación y de otras iniciativas de capacitación y que el personal sanitario, tanto femenino como masculino, cuente con la formación oportuna sobre la gestión clínica en caso de agresiones.
  3. Asegurándose de que mujeres, hombres, chicas y chicos adolescentes puedan acceder por igual a los servicios de salud, incluidos los servicios prioritarios de salud reproductiva del Paquete de Servicios Iniciales Mínimos, al inicio de una situación de emergencia, y a un servicio de salud reproductiva más amplio, cuando la situación se estabilice.
  4. Diseñando servicios que satisfagan las necesidades de mujeres, hombres, niños y niñas por igual, asegurándose de que exista paridad entre el personal sanitario de la comunidad.
  5. Analizando el impacto de la crisis en mujeres, hombres, niños y niñas y sus implicaciones en términos de reparto de las tareas, la carga de trabajo y el acceso a las instalaciones y servicios sanitarios.

EVALUACIONES DE LAS NECESIDADES EN PROYECTOS DE SALUD CON RESPECTO AL GÉNERO

ü ¿Cuáles son las características demográficas del grupo en cuestión (número de hogares y miembros del hogar, con desglose por sexo y edad; número y edad de las cabezas de familia mujeres, niñas, niños u hombres; número y edad de las mujeres embarazadas o lactantes; y número de menores no acompañados (H/M), personas ancianas, personas con discapacidades o enfermos crónicos, hombre o mujeres)?

ü ¿Las normas culturales permiten a hombres y mujeres participar de igual manera en la toma de decisiones sobre las cuestiones del hogar, de la comunidad o de la salud?

ü ¿Quién proporciona atención sanitaria a quién? ¿Cuáles son las prácticas y creencias locales con respecto a la atención sanitaria a personas del mismo sexo o del sexo opuesto?

ü ¿Cuántos hombres y mujeres pertenecientes al personal sanitario están disponibles para cada nivel de edad?

ü ¿Qué requisitos precisan las mujeres/niñas y hombres/niños para acceder de forma segura a los servicios de salud (p. ej., horarios de apertura, transporte o escolta seguros, accesos iluminados y despejados)?

ACTIVIDADES EN PROYECTOS DE SALUD CON RESPECTO AL GÉNERO

ü Establecer sesiones de grupos de debate por edades y géneros para determinar las creencias y las costumbres, así como para tratar sus necesidades relacionadas con el sexo seguro en particular y sobre la salud reproductiva en general.

ü Supervisar la participación femenina en la toma de decisiones en la estructura de las instalaciones y servicios sanitarios (incluidas clínicas, unidades móviles y servicios basados en la comunidad); asegurarse de que se tratan y se atienden sus necesidades.

ü Proporcionar servicios sanitarios básicos con los horarios, personal y emplazamientos apropiados para asegurarse de que tanto hombres, como mujeres, niños y niñas se beneficien de ellos por igual.

ü Contratar y formar a trabajadores sanitarios hombres y mujeres.

ü Distribuir mensajes de prevención del VIH/SIDA, especialmente entre la población masculina, los miembros desplazados y personal del ejército, las personas internamente desplazadas y los refugiados.

RESULTADOS EN PROYECTOS DE SALUD CON RESPECTO AL GÉNERO

ü La seguridad de las instalaciones sanitarias se ha incrementado una vez que los proveedores sanitarios han respondido a las impresiones de hombres y mujeres con respecto a las cuestiones de seguridad (como horarios de apertura diurnos ampliados, separaciones y cortinas, presencia de personal femenino y masculino, optimización de la selección para eliminar personal ambulante).

ü Se ha incrementado la capacidad en la respuesta sanitaria y la preparación de las ONG mediante la formación en cuanto al género y la creación de equipos de trabajo que mezclan hombres y mujeres [paridad representativa de hombres y mujeres].

ü [porcentaje de] instalaciones sanitarias con los equipos, infraestructuras, suministros y fármacos básicos y personal cualificado en servicios de salud reproductiva, incluidos servicios de obstetricia y de urgencia (como se indica en el Paquete de Servicios Iniciales Mínimos).

ü [porcentaje de] instalaciones sanitarias que proporcionan atención confidencial a personas que hayan sufrido violencia sexual de acuerdo con las Directrices del IASC sobre la violencia por motivos de género.

Fuentes: adaptado de las Directrices del IASC sobre la violencia por motivos de género (pp. 63-66) y de la hoja del AdR de violencia de género sobre Salud; y de la lista de control del programa de igualdad de género en las páginas 80-81 del Manual sobre cuestiones de género en la acción humanitaria, Comité permanente entre organismos, 2006.

Para más información sobre las responsabilidades del sector sanitario para tratar la violencia contra las mujeres y las niñas en contextos humanitarios, véase la Respuesta Sanitaria del apartado VII, así como el módulo de Salud.

Próximo tema   Recuperación temprana

 tema anterior Educación