ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Violencia dentro de la pareja

  • Cuando finaliza el conflicto, el acceso incontrolado a las armas pequeñas y a las municiones fomenta la violencia armada contra las mujeres. Cuando los excombatientes regresan a sus casas, afectados y traumatizados por los horrores presenciados en el transcurso del conflicto, algunos expresan su ira y temores con sus familias, a menudo mediante el uso de las armas que se llevaron consigo tras el combate. Aunque muchos hombres adquieren armas para proteger a sus familias, los estudios demuestran que el acceso a las armas de fuego incrementa el riesgo de que las mujeres sean víctimas de homicidio. De manera general, el acceso incontrolado a las armas pequeñas y a las municiones tras el alto el fuego y los acuerdos de paz facilita la violencia armada contra las mujeres. Una de las labores más importantes tras un conflicto es asegurar el desarme de las personas que participaron en el combate y su reinserción en la sociedad.
  • En los países que se están recuperando de algún conflicto, las armas circulan entre la comunidad y el estrés provocado por el conflicto, las limitadas perspectivas económicas y la reducción de los servicios básicos se combinan para incrementar el problema de la violencia doméstica. Para los que regresan del frente, tanto hombres como mujeres, la transición de la situación de violencia a la vida doméstica puede resultar extremadamente problemática. El regreso de los familiares varones, muchos de ellos traumatizados por los horrores presenciados durante el conflicto, puede desembocar en actos de violencia en sus hogares. Si esos hombres llevan consigo armas de fuego, el riesgo para las mujeres se multiplica.
  • Los homicidios domésticos son la única categoría de homicidios en los que las mujeres superan en número a los hombres como víctimas. Cuando una mujer es asesinada en el hogar, es más habitual que su pareja o un familiar varón sea el asesino, y este, a menudo, tiene antecedentes por violencia doméstica. La violencia con armas de fuego puede formar parte del ciclo de intimidación y agresión que muchas mujeres sufren a manos de su pareja. Por cada mujer asesinada o herida por arma de fuego, existen muchas más que sufren amenazas. La mayoría de las armas de fuego que se emplean para cometer homicidios domésticos tienen licencia de uso.
  •  Asimismo, es importante destacar el uso indebido que se hace de las armas en el sector de la seguridad, incluido por parte de policías y soldados cuando se encuentran fuera de servicio. La cuestión de las armas en el hogar está vinculada a la cuestión más amplia del desarme. Un arma en el hogar es más susceptible de utilizarse para intimidar o agredir físicamente a los miembros de la familia que a que se emplee contra un intruso.