ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Despistaje

  • El despistaje consiste en “formular preguntas sobre violencia o abuso, independientemente de que la mujer presente signos o síntomas” (Bott et  al., 2004). Sin el despistaje, los servicios de salud actúan principalmente cuando es la sobreviviente quien toma la iniciativa de revelar su historia. (Módulo de Salud).
  • El despistaje, cuando se realiza adecuadamente, permite crear un registro de las formas de violencia que sufre la sobreviviente. Este se usa para determinar qué tipo de atención y apoyo necesita de parte de los servicios de salud que realizan el despistaje y de otros servicios del establecimiento o de la comunidad. El despistaje de rutina aumenta la probabilidad de que los proveedores presten la atención adecuada a las sobrevivientes. (Módulo de Salud).
  • En los últimos años, se ha despertado el interés por desarrollar la capacidad de despistaje de los proveedores sanitarios que trabajan en situaciones de conflicto. Mediante el despistaje la de violencia contra las mujeres y las niñas en situaciones de emergencia humanitaria, los proveedores pueden ofrecer servicios que salvan vidas y contrarrestar los efectos negativos a corto plazo, minimizando de esta forma las consecuencias a largo plazo que sufren las sobrevivientes (Ciampi).
  • No obstante, ha surgido una duda general sobre los riesgos que supone el despistaje de rutina, especialmente en contextos de escasos recursos donde la capacitación para preparar a los trabajadores sanitarios en el despistaje es limitada (García Moreno, 2002b) y/o el apoyo a los que realizan habitualmente el despistaje es insuficiente. El despistaje de rutina puede ser perjudicial para las mujeres en contextos en que los trabajadores sanitarios no están sensibilizados al problema de la violencia ni están equipados para ofrecer una respuesta apropiada, en contextos en que la privacidad y la confidencialidad no están garantizadas, o cuando no existen servicios de remisión adecuados. Un despistaje de rutina deficiente puede exponer a las mujeres a otras situaciones de violencia (Bott et  al., 2004). (Módulo de Salud).
  • En contextos humanitarios de conflicto o posteriores a conflictos donde los recursos humanos suelen llevarse al límite, el despistaje de la violencia contra las mujeres y las niñas se considera una carga añadida para los profesionales sanitarios que se sienten desgarrados entre el deber de proporcionar servicios sanitarios de calidad y su obligación de cumplir con objetivos de productividad (Stevens, 2004, según la cita de Ciampi).
  • A esto hay que sumar otro tipo de presiones a las que son sometidos los profesionales que trabajan en este tipo de contextos: las duras condiciones de vida y de trabajo, el aislamiento, la falta de privacidad, la escasa comunicación con los sistemas de apoyo habituales, la sustitución periódica del personal expatriado y las posibles amenazas a su seguridad proferidas por los agresores, sus familias e incluso las autoridades (OMS, 1998, y la Comisión de Mujeres Refugiadas, 2002, según la cita de Ciampi).
  • Cualquier iniciativa para introducir el despistaje de la violencia contra las mujeres y las niñas en el sector de la salud debe implementarse con cautela y prestando especial atención a la seguridad, privacidad y confidencialidad, (OMS, 1998, y Lapidus et  al., 2002, según la cita de Ciampi). Aunque, dada la escasez de recursos e instalaciones, puede ser todo un reto garantizar la seguridad y la privacidad en contextos humanitarios de conflicto y posteriores a conflictos.
  • Al plantearse si ejecutar o no programas de despistaje, lo primero que deben hacer los proveedores sanitarios es comprender los cuatro enfoques básicos del despistaje: despistaje universal, integración selectiva,despistaje de alto riesgo y despistaje selectivo (Para información general más completa sobre el despistaje y las herramientas de despistaje, véase el módulo de Salud.)

 

Recursos adicionales

Responding to Intimate Partner Violence and Sexual Violence against Women: WHO Clinical and Policy Guidelines (Organización Mundial de la Salud, 2013). Disponible en inglés (páginas 17-19).

 El apartado sobre despistaje del módulo de Salud. Disponible en inglés, francés y español.