ESCAPE RAPIDO DE SITIO

La trata de personas

Las víctimas de la trata se encuentran en circunstancias especiales. Por ejemplo, a diferencia de las víctimas de violencia doméstica que escapan de un solo agresor, las víctimas de la trata deben escapar de toda una red de crimen organizado. Pueden ser especialmente vulnerables debido a su desplazamiento y que carecen de los recursos necesarios para implementar soluciones y escapar de su situación; poco conocimiento del sistema de justicia penal; aislamiento extremo; trauma intenso y problemas de salud mental. Las víctimas de tráfico y trata internacional pueden no tener ciudadanía del país donde residen, lo cual plantea más desafíos para prestarles asistencia. (Clawson, et. al., 2003).

Los servicios de refugio para mujeres y niñas que han sido víctimas de la trata deben trabajar estrechamente con muchos sistemas institucionales (por ej. departamentos del gobierno y servicios institucionales relacionados con la lucha contra la trata, marcos de asistencia y protección a la víctima) a niveles local, nacional y, en algunos casos, internacional para cubrir la complejidad de sus necesidades. (Organización Internacional para las Migraciones, 2007).

Dentro de esos sistemas institucionales, los refugios pueden contribuir a la identificación de sobrevivientes y ayudar a las mujeres que buscan asistencia a través de sistemas de derivación coordinados a entender sus derechos y apoyarlas con las decisiones que deben tomar a lo largo del proceso.

Algunas consideraciones para ofrecer servicios de promoción y mejorar las respuestas coordinadas para las sobrevivientes de la trata:

  • La identificación certera de la víctima requiere de la cooperación institucionalizada entre servicios sociales, las ONG incluidos los refugios y órganos del orden público. Dadas las graves consecuencias de las represalias de los traficantes de personas, entre otras barreras, las mujeres pueden ser reticentes a revelar información o hablar de sus experiencias de abuso y trata, lo cual hace difícil que se identifiquen sus necesidades. Las organizaciones de mujeres y los refugios tienen principios y prácticas centrados en las mujeres que ayudan a identificarlas granjeándose la confianza de las víctimas y demostrándoles credibilidad. La participación de los servicios institucionales y gubernamentales también es importante en esta etapa inicial de la identificación de las víctimas, y para ofrecerles información sobre sus opciones de residencia.
  • El proceso de identificación puede tomar tiempo. A medida que las mujeres reciben apoyo y comienzan a sentirse seguras, comparten cada vez más detalles de su historia.
  • Las mujeres pueden ser traficadas fuera de sus comunidades y, en muchos casos, cruzan las fronteras nacionales. Los refugios deben contar con planes para las mujeres que necesiten asistencia para regresar a su país de origen, reinsertarse en su país de origen, o asentarse en un país de destino. El proceso de identificación incluye ofrecer opciones a las mujeres, que también abarcan la posibilidad de permanecer en el país anfitrión donde fue traficada. Para las mujeres traficadas fuera de las fronteras nacionales, la ley otorga un período de reflexión. El período de reflexión concede a la víctima de la trata un período de tiempo para reflexionar y recuperarse durante el cual califica para recibir servicios y beneficios independientemente de su estado migratorio u otro, o su capacidad o voluntad de cooperar con agentes del orden y fiscales. Véase “Período de reflexión” en el módulo Legislación.
  • Durante el período de reflexión, las mujeres deben tener acceso a una gama de servicios, incluido refugio o vivienda segura, ropa, atención médica y apoyo psicológico, asesoramiento profesional, incluido asesoramiento legal, en un idioma que entienda y con el que se sienta cómoda.
  • Los refugios deben comunicarse y llevar a cabo tareas de promoción dentro de los sistemas de respuesta que cubran eficazmente las necesidades generales de alojamiento y reflexión de las mujeres víctimas de la trata. Por ejemplo:
    • Es necesario asegurar un período de reflexión adecuado para mujeres víctimas de la trata (mínimo 3 meses y preferentemente 6 meses) habida cuenta de los efectos del control y abuso inherentes a las condiciones de sexo forzado. Durante el período de reflexión las mujeres deben tener acceso a capacitación y educación, y recibir un permiso de trabajo legal.
    • Los refugios deben informar a la mujer sobre lo que le sucederá a continuación, incluida la posibilidad de regresar y permanecer en el país/comunidad anfitriona. Se debe ofrecer esta información continua y repetidamente para que las mujeres tengan claras sus opciones. Los permisos de residencia y las garantías sobre el futuro suelen ser importantes para que el caso legal tenga éxito.

Además de las respuestas coordinadas, los refugios pueden participar en un mecanismo nacional de derivación, que es un marco de cooperación en virtud del cual los actores estatales cumplen con sus obligaciones de proteger y promover los derechos humanos de las personas traficadas. Para ello coordinan sus esfuerzos en una alianza estratégica con la sociedad civil (OSCE, 2004). Aunque la estructura de los mecanismos nacionales de derivación varía según el país o región, todos deben incorporar:

  • Orientación sobre cómo identificar y responder a las personas traficadas al mismo tiempo que respetan sus derechos y les permiten tomar sus propias decisiones.
  • Un sistema para derivar a las personas traficadas a servicios especializados tales como refugios para protegerlas de daños físicos y psicológicos, así como servicios de apoyo que incluyen apoyo médico, social y psicológico; servicios legales; y asistencia para obtener documentos de identidad, y ayuda con la repatriación o reasentamiento voluntario.
  • Establecer mecanismos, apropiados y vinculantes que armonicen los servicios y los procesos de asistencia a las víctimas con la investigación penal y las actividades de la fiscalía.
  • Un marco para la participación multiinstitucional que promueva respuestas apropiadas para los problemas complejos de la trata y que facilite el monitoreo y la evaluación.

 

 

Los Mecanismos Nacionales de Derivación se basan en diez principios prácticos. Dentro de ellos los refugios son parte de un mecanismo de protección entre una gama de servicios especializados que cubren las necesidades específicas de cada persona (OSCE, 2004). Algunas consideraciones que deben tener en cuenta los refugios que participan en estos mecanismos:

  • Reconocer que las mujeres traficadas son víctimas y no delincuentes es un elemento básico de respeto por la dignidad humana y se les puede brindar mediante el acceso a alojamiento y servicios especializados;
  • Reconocer su función como único refugio centralizado dentro del mecanismo nacional de derivación, que ofrece alojamiento y apoyo a personas presuntamente traficadas al mismo tiempo que proporciona un lugar donde la policía puede entrevistarlas. Aquí también se puede ofrecer atención médica y psicológica, lo cual implica que las mujeres quizás no puedan retirarse a un ámbito privado y no pueden dejar el alojamiento protegido debido a cuestiones de seguridad o restricción de sus movimientos en virtud de su estatus en el país de destino
  • Entender que las mujeres y niñas traficadas tienen experiencias y necesidades diferentes, basadas en sus propios antecedentes y que influyen en sus necesidades de seguridad y apoyo (por ej. orientación y servicios). Por ejemplo, algunas mujeres y niñas quizás no necesiten alojamiento protegido debido a que ya tienen vivienda. La prestación de servicios psicológicos y médicos debe ser flexible para que la víctima pueda acceder a ellos voluntariamente ya sea que se aloje en el refugio o en otro lugar en la comunidad.
  • Dentro del marco del mecanismo nacional de derivación se ofrecen tres componentes de servicios especializados: refugio, asistencia financiera y servicios especializados (incluida orientación, atención médica, atención psicológica, asistencia jurídica, educación o capacitación vocacional, búsqueda de empleo y apoyo para tratar con las autoridades). La asistencia financiera y servicios especializados los puede proporcionar el refugio así como otros servicios de la comunidad.

 

Ejemplo: iniciativa para la seguridad de las mujeres (Kosovo)

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a través de la Iniciativa para la seguridad de las mujeres (WSSI por sus siglas en inglés) en Kosovo, ha trabajado para aumentar la capacidad de las instituciones públicas de abordar la trata de personas y otras formas de violencia, y fortalecer la capacidad de la sociedad civil de monitorear y promover la rendición de cuentas. El objetivo de la iniciativa es apoyar el desarrollo de instituciones judiciales y policiales eficaces; mecanismos para la implementación de objetivos del gobierno en relación con la trata; las capacidades de la sociedad civil de participación, evaluación y monitoreo; y mejorar la asistencia a las sobrevivientes de violencia, específicamente apoyando los refugios.

Antecedentes

La violencia contra las mujeres es uno de los abusos a los derechos humanos más extendido en Kosovo. Aún se considera un asunto privado y las mujeres corren riesgo de ser expulsadas de su casa, perder la custodia de sus hijas(os) y sufrir las represalias de los agresores. Aunque en los últimos años ha aumentado el conocimiento sobre el problema de la violencia doméstica, aún hay pocas denuncias. En Kosovo una encuesta reciente reveló que 46,4% de las mujeres encuestadas sufrieron violencia en sus propios hogares, y más de la mitad de las sobrevivientes entrevistadas para un informe de 2007 no hicieron la denuncia policial del incidente (Farnsworth & UNFPA, 2008). En Kosovo la trata también se reconoce como un problema creciente (que afecta especialmente a mujeres y niñas rurales de la etnia albanesa), aunque es difícil determinar su alcance. Por ejemplo, la Organización Internacional para las Migraciones informó que el 64% de las víctimas que recibieron asistencia en 2005 habían sido traficadas internamente, y un tercio lo había sido fuera de las fronteras hacia Macedonia. Albania e Italia. Los procesos deficientes de investigación, incluida la falta de programas adecuados de protección de testigos se suman al débil procesamiento penal de los traficantes debido a las concepciones erróneas, falta de capacitación (los fiscales piden a las víctimas que declaren en presencia de sus traficantes, a pesar de las normas legales que lo prohíben); y conspiración con los traficantes.

En este contexto, los servicios para sobrevivientes son muy limitados y especialmente difíciles de acceder para mujeres de comunidades minoritarias (por ej. romaníes, ashkhali, o egipcias). La falta de asistencia a largo plazo para sobrevivientes de todas las formas de violencia es un obstáculo clave, y obliga a muchas sobrevivientes de violencia doméstica a volver a sus hogares violentos. Según un estudio de 2006 del Centro de Estudios de Género de Kosovo, 60-70% de las residentes de los albergues seguros regresan con sus esposos debido a la falta de independencia financiera, y 90% de las residentes no puede conseguir empleo después de que se van del albergue. Las sobrevivientes de la trata enfrentan las mismas limitaciones en el apoyo que reciben. Los servicios suelen ser a corto plazo y los refugios tienen dificultades por el aumento de la trata local y la creciente demanda de alojamiento.

Enfoque de la iniciativa

La iniciativa reconoce la importancia de los actores multisectoriales en los servicios de prevención y respuesta, y trabaja en cooperación directa con una variedad de socios en los sectores de justicia, seguridad, bienestar social y salud, tales como:

Instituciones públicas y los ministerios sectoriales responsables, incluidos: los Ministerios de Justicia y Salud; la Policía de Kosovo (Unidad de Violencia Doméstica y Sección para la Investigación de la Trata de Seres Humanos); y el Departamento de Bienestar Social, que ha establecido estándares profesionales mínimos.

Entre las actividades relacionadas con el establecimiento de marcos legales y políticos sólidos y el fortalecimiento de las capacidades institucionales, la iniciativa ha invertido en la rehabilitación de los refugios y el acceso de las sobrevivientes a la justicia. Específicamente, cinco refugios para mujeres y niñas en los municipios de Prishtina/Pristina, Mitrovica, Peja/Pec, Prizren, Gjakova/Gjakovica and Gjilan/Gnjilane recibieron subsidios para apoyar una programación de un año, que incluye asesoramiento médico y psicosocial, psicodrama, educación, capacitación vocacional diaria y terapia ocupacional, además de infraestructura/equipamiento (por ej. sistemas de seguridad, camas, mantas, roperos, generadores, computadoras e impresoras). Cuarenta integrantes del personal de cuatro refugios también recibieron capacitación incentivo de desarrollo profesional, gestión institucional y emocional, y resolución de conflictos. Miembros de la comunidad y autoridades locales también participaron en el proceso y contribuyeron al empoderamiento de las mujeres. Por ejemplo, 11 mujeres recibieron asistencia para conseguir empleo y con la transición después de salir del refugio en Gjilan.

Resultados y lecciones aprendidas

Alrededor de 441 mujeres recibieron apoyo de los refugios entre julio de 2009 y julio de 2010.

Otros resultados de la iniciativa fueron:

  • Se colocó a la violencia y la trata en el centro de la agenda del sector seguridad y se implementaron acciones de promoción y capacitación continua para la sociedad civil así como concienciación de la sociedad para cambiar la percepción pública sobre el problema. (Muca, 2008).
  • Se llevó a cabo incidencia política con éxito para la creación de un código presupuestario para refugios y los ministerios sectoriales (es decir, ministerios de salud y justicia) contribuyen a los presupuestos anuales de los refugios.
  • Se estableció un marco legal y político para abordar estos problemas (por ej. desarrollo de la Secretaría contra el Trafico y la Trata dentro del Ministerio del Interior) y se fortaleció la voluntad política de organizaciones, claves, por ej. un Coordinador Nacional contra el Tráfico y la Trata y el compromiso municipal).
  • Se aumentó la capacidad y sostenibilidad de los refugios y otros proveedores de servicios y se incorporaron programas de apoyo a largo plazo a las sobrevivientes de la trata después que salen del refugio (por ej. un Centro de Rehabilitación), y se aumentó la capacidad de las casas seguras para sobrevivientes multiétnicas (se imparte capacitación al personal sobre competencia cultural, procedimientos operativos estándar y temas conexos).

Lecciones aprendidas

  • Las iniciativas deben poder adaptar sus agendas de ejecución según el contexto político cambiante y la dinámica no lineal del cambio institucional y las prioridades. De esa forma se puede asegurar el sentido de propiedad local de las intervenciones y la posibilidad de que las prácticas y los servicios serán institucionalizados aún después de que acabe el plazo del proyecto.
  • La coordinación y los esfuerzos contra la violencia deben ser sensibles a las necesidades, prioridades y conocimiento locales. La institucionalización de mecanismos que aborden la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres es un proceso a largo plazo que requiere de programación sostenible. Los problemas transfronterizos (es decir, el tráfico y la trata de personas) requieren de un nivel adicional de cooperación con actores regionales. El aumento del acceso de las mujeres a la justicia y la seguridad mediante el fortalecimiento de las capacidades estatales debe ser complementado con acciones que empoderen a los actores de base para que exijan a las instituciones públicas que rindan cuentas a la sociedad (por ej. apoyando a la sociedad civil con el monitoreo e informe de resultados de la judicatura, tribunales y fiscales). Para ello quizás haya que desarrollar la capacidad de monitoreo de los grupos locales de mujeres y derechos humanos y periodistas. También es importante elaborar pautas de igualdad de género y capacitar a los medios de comunicación para concienciarlos sobre su responsabilidad de promover imágenes no estereotipadas y educar a las personas más extensamente sobre las causas y efectos de la violencia contra las mujeres.
  • La capacitación de oficiales municipales responsables de los asuntos de género en técnicas de incidencia política/promoción, recaudación de fondos y relaciones en red con otros actores locales puede mejorar la coordinación así como las capacidades institucionales.

Las acciones futuras ampliarán las prestaciones ya existentes y comprometerán más al Ministerio de Economía y Finanzas para asegurar la sostenibilidad económica de las capacidades institucionales en ciertos aspectos del proyecto.

Fuentes: Farnsworth, N. para Kosovo Women’s Network & UNFPA. 2008. Exploratory Research on the Extent of Gender-Based Violence in Kosova and Impact on Women’s Reproductive Health; Farnsworth para Women’s Network. 2008. Security Begins At Home: Research to Inform the First National Strategy and Action Plan on Domestic Violence; Muca, M. (NACSS), Evaluación de mitad de período de WSSI 2008; PNUD Kosovo, Programa de Justicia y Seguridad 2009-11.

 

 tema anterior Violencia doméstica