ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Planificación

Antes de iniciar el grupo, las instituciones deben decidir:

  • El perfil de las mujeres que participan en el grupo, que informará su contenido y actividades. Por ejemplo, los grupos para mujeres que residen en refugios de emergencia de corto plazo pueden concentrarse más en entender la violencia y lidiar con la crisis que los grupos implementados en viviendas de transición o de más largo plazo. Los refugios también pueden establecer grupos para subgrupos específicos de mujeres (por ejemplo, mujeres de minorías, mujeres de determinada fe, lesbianas, mujeres con discapacidades, mujeres con problemas de salud mental, mujeres adictas a las drogas o el alcohol, mujeres mayores o más jóvenes, refugiadas, mujeres en búsqueda de asilo, etc.). Las decisiones respecto al perfil de las participantes pueden depender de los recursos disponibles, incluyendo el conocimiento y la experiencia del personal y la capacidad para manejar los riesgos.
  • La meta principal para el grupo, que proporciona un punto de enfoque para las facilitadoras y participantes, y una guía para la dirección del grupo. La meta debe ser desarrollada temprano para promover el grupo e involucrar a las posibles participantes. Debe ser planteada al comienzo, debatida y revisada con las participantes (si es necesario).
  • Los objetivos que son necesarios para lograr la meta principal, con algunos objetivos determinados al planificar el grupo y objetivos adicionales establecidos con las participantes una vez que comiencen las sesiones.
  • Por ejemplo, si la meta principal es “Crear un ambiente de apoyo mutuo que permita a las participantes abordar sus experiencias como sobrevivientes de violencia”, los objetivos pueden incluir:
    • Crear un espacio donde cada integrante del grupo se siente segura para hablar sobre sus experiencias personales; y
    • Las experiencias de las mujeres se comparten de forma confidencial adentro del grupo.
  •  Los puntos de aprendizaje clave en los cuales se centrará el grupo, que pueden ser identificados considerando la información o conocimiento específicos que debe adquirir las participantes; las actitudes que el grupo está intentando promover o cambiar; y las habilidades que las integrantes deben adquirir a efectos de lograr los objetivos. Por ejemplo, un grupo de apoyo para víctimas de violencia doméstica pueden tener los siguientes objetivos y puntos de aprendizaje.

Objetivos y puntos de aprendizaje del grupo de apoyo para víctimas de violencia doméstica

Objetivos

Puntos de Aprendizaje

Darse cuenta que el abuso no es culpa de la mujer y comprender cómo el abuso es un tema de poder y control

 

Información: la rueda del Poder y Control; la anatomía de las relaciones abusivas; la relación entre la socialización de género y el abuso en las relaciones.

 

Actitudes: Cambiar de justificar/tolerar el abuso a responsabilizar al agresor por sus acciones; reconociendo la influencia de las expectativas sociales y la socialización en las opciones que toman las mujeres en cuanto a las relaciones íntimas. 

 

Habilidades: Reconocer los patrones de poder y control en la vida propia y la de las otras integrantes del grupo (principalmente en las relaciones íntimas y también en las relaciones con otras personas como padres, jefes, etc.)

Apoyar la autoestima

 

Información: Los efectos positivos de una mejor autoestima sobre la salud mental, situación psicosocial y habilidades de crianza.

 

Actitudes: Entender la autoestima como una expresión de la dignidad humana.

 

Habilidades: Métodos para descubrir el potencial y capacidades propias; reconocer los logros personales y presentar las competencias propias de forma constructiva a las demás personas.

Entender la violencia doméstica como una forma de violación de los derechos humanos de las mujeres y niños.

 

Información: Introducción a los valores de los derechos humanos (por ejemplo, Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer).

 

Actitudes: Entender los derechos humanos como valores universales que se extienden a todos los seres humanos independientemente del género, raza, edad, capacidad, orientación sexual, ciudadanía, etc.

 

Habilidades: Analizar las situaciones de violencia doméstica desde el punto de vista de los derechos humanos.

Extracto: [ligeramente adaptado] Martins, et. al., 2009. “The power to change: How to set up and run support groups for victims and survivors of domestic violence”. Asociación de Derecho de la Mujer NANE, Asociación Artemisia, AMCV, Refugio para Mujeres ONG y la Federación de Ayuda a la Mujer de Inglaterra. RU

Mientras que el contexto y las necesidades específicas de cada grupo pueden variar, las consideraciones generales planificar el tamaño, la frecuencia y la duración de los grupos incluyen:

  • El tamaño óptimo de los grupos de apoyo es de entre 8 y 12 personas, aunque también es admisible de 6 personas y 14 personas.
  • Las reuniones semanales pueden ayudar a aumentar la confianza y familiaridad entre las integrantes. Realizar reuniones con demasiada frecuencia puede fomentar la dependencia o exigir demasiado compromiso, lo que hace que las sesiones sean menos constructivas.
  • La duración adecuada de los grupos de apoyo es de aproximadamente 3 meses (o 14 sesiones semanales) lo que ofrece suficiente tiempo para el desarrollo personal sin requerir un compromiso excesivo.
  • Los grupos pueden ofrecer un programa fijo con una cantidad de sesiones predeterminadas, o pueden estar abiertos, ofreciendo un programa que no es fijo y permitiendo que las mujeres que ingresan al refugio se unan al grupo en cualquier momento.

Antes de la primera sesión del grupo de apoyo se debe seguir una serie de pasos importantes:

  • Realizar una sesión individual con cada participante antes de la primera sesión de grupo. Esto le permitirá al personal analizar las circunstancias de cada sobreviviente, compartir información sobre el grupo y discutir las expectativas de la mujer. También puede ser de utilidad preparar un plan de apoyo para la mujer en la reunión inicial. Esto puede ayudar a identificar cualquier necesidad individual u oportunidad para reducir las barreras a la participación (por ejemplo, proporcionar una intérprete).
  • Analizar los arreglos de cuidado infantil con las mujeres (cuando corresponda) dado que pueden tener la responsabilidad exclusiva sobre los hijos. Ofrecer cuidado infantil o ayudarla a acceder a otros servicios de cuidado infantil durante las sesiones del grupo puede ayudar a reducir o eliminar posibles barreras a la participación. El personal puede indagar si la mujer dispone de apoyo de cuidado infantil y si será necesario el cuidado infantil durante todas las sesiones del grupo o solo ocasionalmente, las edades y género de los niños y si los niños tienen alguna necesidad especial que deba ser tenida en cuenta.
  • Completar una evaluación de los riesgos con cada mujer antes, durante y al final de la participación de las mujeres en los grupos de apoyo. Se debe prestar especial atención a las necesidades de evaluación de los riesgos luego de las sesiones de grupo que tratan áreas temáticas peligrosas, dado que este puede ser un momento de alto riesgo para las mujeres. Si la mujer no reside en el refugio u otro ambiente protegido, el proceso de evaluación de los riesgos puede indicar que ella no está a salvo para participar en el grupo. Dependiendo de la capacidad de respuesta de la organización ante situaciones de riesgo, el refugio puede no ser capaz de ofrecer grupos de apoyo para mujeres que ya corren un riesgo importante de sufrir más violencia. El plan de seguridad debe ser trazado junto con la evaluación de los riesgos cuando sea indicado.

Próximo tema   Moderar y gestionar el grupo

 tema anterior Antecedentes