ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Manifestaciones, marchas y reuniones públicas

Las manifestaciones, marchas, reuniones públicas y “sentadas” son formas clásicas y potencialmente poderosas de expresar una opinión pública sobre una cuestión.

¿Cuándo organizar una manifestación o reunión pública?

  • Es muy improbable que pueda reunirse un número suficiente de participantes, es decir que la opinión pública sea tan firme sobre la cuestión que pueda esperarse un número suficiente de participantes y cierta cobertura mediática.
  • Si está relacionada con una campaña más amplia sobre la causa abordada, por ejemplo la campaña Dieciséis días de activismo contra la violencia de género (en inglés).
  • Cuando son inminentes una decisión política importante (por ejemplo una votación en el parlamento de una ley relativa a la violencia contra las mujeres) o un acontecimiento.

Ejemplo: Reclaim the Night (Take Back the Night en los Estados Unidos) (Recuperemos la noche) se inició en la década de 1970 como una serie de manifestaciones en el Reino Unido y los Estados Unidos. En todo el mundo, los grupos de mujeres continúan organizando marchas para reclamar su derecho a caminar por lugares públicos sin temor al acoso sexual o la agresión sexual.

Recuerde:

  • Las manifestaciones y reuniones públicas tienen por objeto mostrar preocupación pública por una causa, es decir la opinión de un gran número de sectores de la sociedad. En muchos contextos, la violencia contra las mujeres y niñas sigue considerándose en gran medida una “cuestión relativa a la mujer” o un problema que afecta únicamente a personas socialmente marginadas. Debe cuestionarse este estereotipo convocando a los sectores más diversos de la sociedad para que se sumen a la causa y reuniendo a hombres y mujeres de diferentes edades y orígenes.
  • No es una buena idea organizar una marcha o reunión pública si no se puede contar con una asistencia numerosa; podría ser contraproducente y crear la impresión de que la causa no es importante para el público. Busque formas de realizar reuniones en momentos en que pueda atraerse una asistencia importante, por ejemplo fines de semana, días festivos y lugares de interés público. Otras actividades que probablemente atraigan cobertura mediática, como vigilias o actividades para llamar la atención (que se describen más abajo) tal vez resulten más eficaces en estos casos.

En muchos países las manifestaciones, reuniones públicas y marchas exigen autorizaciones legales, como un permiso de las autoridades para celebrar una reunión numerosa o para cerrar algunas calles o lugares públicos. No obtener estos permisos antes de la celebración de la reunión pública podría tener consecuencias graves, incluida la intervención de la policía para dispersar a la multitud reunida.

Lista de verificación: planificación de una manifestación, marcha o reunión pública

  • Como en el caso de todas las actividades públicas, tenga en cuenta a quién desea llegar y qué desea lograr con la manifestación.
  • Llegue a un acuerdo sobre los principales mensajes que desea emitir y decida quiénes serán los principales portavoces.
  • ¿Quién hará qué? Nombre a una persona o un equipo encargado de la organización general  de la protesta. Distribuya las responsabilidades concretas entre los demás participantes.
  • Planifique el lugar o la ruta, y el horario. Si organiza una marcha, esta debería comenzar y finalizar en lugares fácilmente accesibles que sean seguros para reuniones públicas. La ruta debería pasar por zonas concurridas para atraer la mayor atención pública posible. Por lo general, los discursos públicos se pronuncian al final de la marcha; verifique si el público podrá escuchar a los oradores (acústica). Para garantizar que los participantes mantengan la energía y el interés, la actividad completa no debería extenderse durante más de dos horas. Las sentadas pueden durar más: en una sentada, las personas ocupan un lugar público relacionado con una causa, por ejemplo el lugar de un delito o un juzgado. Una estrategia para una sentada es amenazar con no irse hasta que se resuelva un problema determinado.
  • Organice la actividad para atraer la máxima atención posible, por ejemplo para que coincida con aniversarios y fechas simbólicas, por ejemplo el Día Internacional de la Mujer o los Dieciséis días de activismo contra la violencia de género. Averigüe, por ejemplo entre las autoridades locales, si se prevén otras actividades ese día que podrían distraer la atención de su actividad o contribuir a atraer atención hacia ella.
  • Averigüe cuáles son las limitaciones jurídicas y realice las gestiones correspondientes (en muchos países las manifestaciones debe anunciarse oficialmente a las autoridades locales, por lo general la policía, y estas deben permitirlas). Podría haber otras restricciones, por ejemplo en el Reino Unido las ONG podría perder beneficios impositivos si realizan determinado tipo de actividad política. A menos que haya razones imperiosas para no hacerlo, realice las gestiones correspondientes para que su campaña no pueda ser denunciada como ilegal.
  • Informe a los aliados. Póngase en contacto con los partidarios y las personas destacadas que respaldan su causa e invítelas a que participen en la actividad; los políticos y las celebridades podrían aumentar su cobertura mediática.
  • Formule consignas y prepare carteles, pancartas y otros elementos coloridos que transmitan el mensaje de su causa y atraigan la atención.
  • Anuncie su marcha o reunión pública con volantes, correos electrónicos y carteles. Incluya la fecha, la dirección de la reunión pública o la información sobre la ruta que seguirá la marcha, así como la hora de comienzo. Si desea atraer un público numeroso, comience a anunciar la actividad varios meses antes de la actividad.
  • Informe a los medios de comunicación (envíe por correo electrónico un comunicado de prensa y fotografías digitales de elementos visuales o pancartas atractivos). Considere la posibilidad de filmar usted mismo la actividad (por ejemplo usando vídeo digital) para darla a conocer por Internet.
  • Para una marcha, nombre organizadores, es decir personas que guíen a los participantes a lo largo de la ruta. Planifique por lo menos un organizador por cada 50 participantes. Infórmeles de lo que deben hacer en casos de emergencias, por ejemplo si alguien se lastima  o surgen conflictos a causa de agitadores. Los organizadores deberían ser fáciles de identificar, por ejemplo mediante el uso de camisetas de colores vivos.
  • Organice el equipo, como megáfonos, sistema de altavoces, micrófonos, y cámaras digitales, según proceda.
  • Organice los aspectos financieros (presupueste la actividad y controle los gastos).
  • Considere la posibilidad de integrar otras herramientas de la campaña en la manifestación, por ejemplo la reunión de direcciones de correo electrónico para los participantes que deseen mantenerse en contacto o firmas para una petición. Garantice que algunos participantes adopten responsabilidades concretas para estas nuevas tareas y planifique tiempo suficiente para ello.

Durante la manifestación…

  • Respete los tiempos previstos para que los participantes no pierdan el entusiasmo. 
  • En general, no sea ofensivo en sus consignas, ya que eso podría alienar a los seguidores. Como en todas las sociedades, hay personas que se resisten a “romper el silencio” sobre la violencia contra las mujeres y niñas, y algunos podrían considerarlo “provocador” aun si sus comunicaciones son delicadas. Esté preparado para ello.
  • Esté preparado para los desafíos de los transeúntes, entre otras cosas la difamación de identidad, es decir observaciones que tienen por objeto desacreditar a los organizadores de campañas como personas o como grupo. Mantenga la calma y no se deje arrastrar a peleas; de ser necesario, recuerde a los demás participantes que mantengan la calma.

Próximo tema   Vigilias

 tema anterior Cartas y peticiones