ESCAPE RAPIDO DE SITIO

¿Cuándo tiene sentido realizar campañas electrónicas?

  • Si la campaña cuenta con personal disponible familiarizado con las diferentes herramientas de la comunicación electrónica.
  • Para llegar a un gran número de destinatarios dispersos cuyos principales miembros utilizan en forma corriente dispositivos de comunicación electrónica. En los países en que el uso de Internet o teléfonos móviles está generalizado, tanto las campañas de promoción como de cambio de comportamiento utilizan ampliamente las herramientas de comunicación electrónica.
  • Para impulsar la acción inmediata: por ejemplo los organizadores de campañas se enteran el viernes por la noche de que el lunes se debatirá en el parlamento el tema de la campaña y deciden movilizar a los votantes para que se pongan en contacto con su miembro local del parlamento.
  • Para divulgar una gran cantidad de información disponible a un costo relativamente bajo, por ejemplo publicándola en un sitio web o difundiéndola por medio del correo electrónico.

Recuerde:                                                                                   

  • Al igual que con cualquier otro medio de comunicación, las campañas electrónicas deben elaborarse de manera deliberada y cuidadosa. No se apresure a probar una herramienta sin evaluar los beneficios previstos respecto de los costos (incluidos el tiempo del personal y las competencias técnicas). Las campañas electrónicas mal concebidas pueden perjudicar su credibilidad, en tanto que el uso inapropiado de algunas herramientas, por ejemplo un número excesivo de correos electrónicos, podría irritar a los destinatarios.
  • La brecha digital de género: Por distintos motivos (entre ellos las brechas de ingresos medios de mujeres y hombres y el acceso desigual a la educación), las mujeres suelen utilizar medios electrónicos con menos frecuencia que los hombres, o tener menos acceso a estos. Sin embargo, sus destinatarios específicos pueden tener perfecto dominio de las tecnologías de la información, según el contexto.
  • Tenga en cuenta la velocidad de conexión a Internet de sus destinatarios: si es probable que estos tengan una conexión lenta, evite el uso de animación y archivos de descarga grandes.
  • No realice campañas electrónicas si ninguna persona de su organización o alianza está familiarizada con las herramientas pertinentes ni si sus destinatarios son usuarios poco frecuentes de medios de comunicación electrónicos.

Hacer frente a la VCM con tecnología

La falta de recursos, información o análisis suficientes para examinar las políticas de comunicación y tecnología que previenen, reducen al mínimo o abordan el daño a las mujeres es un desafío al que hacen frente los promotores que trabajan en el ámbito de la violencia contra la mujer. Para abordar este problema, el Programa de apoyo a las redes de mujeres (PRAM) de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (ARP) está ejecutando un proyecto de dos años y medio de duración (que comenzó a principios de 2009) para fortalecer el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) para combatir la VCM, en particular ayudando a las mujeres a negociar el complejo ámbito de las TIC en que las libertades están íntimamente ligadas a la privacidad y las preocupaciones de seguridad.

Como parte del proyecto, GenderIT.org publicó una serie de documentos que brindan una sinopsis y una base de referencia sobre la legislación y las políticas de las TIC y la VCM en 12 países de África, América Latina y Asia. Los documentos ilustran los diferentes desafíos y oportunidades sobre la forma en que las TIC repercuten en la VCM, o bien agravando el problema (por ejemplo el uso de las TIC en la trata de personas) o bien ofreciendo soluciones (por ejemplo el suministro de plataformas para que las mujeres colaboren y establezcan redes contra la violencia). Entre las cuestiones examinadas está el acceso a Internet y a la telefonía móvil, la privacidad y el uso no autorizado de imágenes de mujeres y niñas, el ciberacoso de niñas adolescentes, el uso creciente de teléfonos móviles como medio de ejercer mayor control y seguimiento de las mujeres, y el uso de las TIC para brindar mejor protección y asistencia a las víctimas de la violencia.

Para más información véase: Erika Smith y Sonia Randhawa, Violence Against Women and ICTs, Gender Centred Bulletin, GenderIt.org, 2009.

Los extractos de los documentos de países (Argentina, Brasil, Camboya, Colombia, Congo, Filipinas, Islas del Pacífico, Malasia, Pakistán, República Democrática del Congo, Sudáfrica y Uganda) pueden consultarse en el sitio web.

Herramienta:

Fairsay, Oxfam GB, Advocacy Online, 2008. E-Campaigning Resource Pack