ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Extender las prácticas protectoras y de apoyo más allá del juicio

  • Permitir intervenciones, tratamiento o programas de remisión en la etapa de instrucción SOLO SI los operadores de tales programas trabajan con servicios para sobrevivientes para obtener el informe de la sobreviviente sobre la recurrencia de la violencia, y SOLO SI los funcionarios judiciales proporcionan supervisión continua del cumplimento de revisiones periódicas y formales, e informes inmediatos a los oficiales de libertad condicional y la Policía si se repite la violencia. Los programas en la etapa de instrucción son alternativas al enjuiciamiento y buscan desviar a los agresores, especialmente los juveniles que no tengan antecedentes, del proceso tradicional de la justicia penal hacia un programa de supervisión y servicios.
  • Solicitar libertad condicional si la libertad del acusado representa un riesgo para la seguridad pública o de la víctima, o si el acusado no puede comparecer en la siguiente audiencia del tribunal. Esas condiciones pueden incluir poner al acusado al cuidado y supervisión de una persona designada; imponer restricciones a los viajes, asociación, o lugar de residencia durante el período de libertad; imponer libertad restringida; restricciones al consumo de alcohol o drogas; requerir el depósito de otras garantías para asegurar el regreso, o imponer cualquier condición que se considere razonablemente necesaria para garantizar la seguridad de la víctima y la comparecencia del acusado en la próxima audiencia del tribunal.

  • Asegurar que las órdenes de protección se registren a nivel nacional y que las violaciones de las mismas sean procesadas. La mayoría de los registros de órdenes de protección son confidenciales; por ejemplo, vea la información (en inglés) sobre el registro de órdenes de protección de British Columbia, Canadá. Para ver un video sobre la importancia de los registros de órdenes de protección para promover la seguridad de la víctima, pulse aquí (en inglés). (Registro de órdenes de protección: Protección de los residentes de Indiana, Suprema Corte de Indiana.)



  • Utilizar tecnologías nuevas tales como brazaletes electrónicos de vigilancia o controles automatizados para supervisar la ubicación del agresor y mejorar el cumplimiento de las órdenes de protección. Por ejemplo, un informe de 2009 sobre el uso de tales dispositivos en Madrid, España, indicó que los tribunales los usaban cada vez más al tiempo que disminuía la tasa de los homicidios basados en el género, tanto en Madrid como en el resto de España, desde que había comenzado su uso 3 años atrás. (ElmoTech Ltd y Comunidad de Madrid, 2009).

  • Alentar a los fiscales a participar en actividades de difusión comunitaria para educar a la comunidad y así aumentar la confianza pública.

  • Colaborar con ONG de mujeres para obtener información sobre la voluntad de las mujeres para denunciar delitos de violencia, y por qué las mujeres no denuncian estos delitos, con el fin de abordar estos obstáculos.

  • Formar equipos compuestos por todos los sectores para trabajar en conjunto en los casos de violencia contra las mujeres. Además del fiscal, los equipos deben estar integrados por:

    • La Policía

    • Equipo para víctimas/testigos de las fiscalías

    • Defensor de víctimas/testigos

    • Oficiales de libertad condicional y provisional

    • Prestadores de servicios de apoyo

    • Profesionales de servicios de bienestar infantil

EE.UU. – La vigilancia electrónica aumenta la seguridad de la víctima, y la responsabilidad del agresor

Lane County, en Oregon, Estados Unidos ha instituido un programa de libertad provisional condicionada al uso de una tobillera electrónica. Los oficiales del tribunal informan que el programa ha mejorado la seguridad de la víctima y la tasa de acusados que comparecen ante el tribunal. Los oficiales se reúnen semanalmente con los acusados vigilados y los visitan en sus casas sin anunciarse para asegurar el cumplimiento. Los oficiales observan que, en un período de dos años, solo 7 de 332 acusados no comparecieron ante el tribunal. Los acusados pueden regresar a su trabajo, y la vigilancia hace que las víctimas se sientan seguras.

Las tobilleras son parte del Programa de Seguridad de la Víctima que incluye un formulario de evaluación del peligro de 8 páginas con información sobre el historial de condenas, falta de comparecencia ante el tribunal y violaciones de las órdenes de protección. Los oficiales de libertad provisional usan estas evaluaciones para tomar decisiones sobre la libertad condicional, y los acusados pueden apelar la decisión ante el tribunal. El programa ha sido especialmente útil en esta parte de Oregón, que no cuenta con fondos para proporcionar suficientes celdas para todos los acusados en la etapa de instrucción.

Fuente: McGowan. 2010. Pretrial Program Scrutinized.

Herramientas:

 Prosecuting Alcohol-Facilitated Sexual Assault (Proceso judicial de la agresión sexual facilitada por el alcohol) (American Prosecutors Research Institute of the National District Attorneys Association, 2007). Disponible en inglés.

 Working with Immigrant & Refugee Victims: A Guide for Prosecutors, Law Enforcement, and Advocates (Trabajo con víctimas inmigrantes y refugiadas: Guía para fiscales, policías, y defensores) (Minnesota County Attorneys Association and Minnesota Center for Crime Victim Services, 2000). Discute los obstáculos que enfrentan las víctimas inmigrantes y refugiadas, maneras de ayudar a las víctimas a sortear estos obstáculos, y métodos para mejorar la investigación y enjuiciamiento de los casos de violencia doméstica y agresión sexual cuando las víctimas son inmigrantes y refugiadas.